Formaser, Barcelona
jonas@pedagogiafamiliar.com

Siempre estamos a tiempo de tener una infancia feliz

Yo también construí mi hogar en nido extraño y también obedezco a la persistencia de la vida. Mi vida me quiere escritor y entonces escribo. No es una elección: es una íntima orden de batalla.

Siempre estamos a tiempo de tener una infancia feliz

Saber lo que me sucedió en mi infancia me ha ayudado a comprehender lo que puede estar sucediendo en mis relaciones actuales. La infancia está oculta detrás de la tristeza y la alegría de nuestros días. En la búsqueda del abrazo nocturno, de la mirada al amanecer del nuevo día. Y cuando el día no es nuevo, es posible que sea porque la mirada está dirigida aún hacia la infancia.

kidballoon

No son, en ningún caso, nuestros sentimientos los que constituyen un peligro para nosotros mismos y para nuestras relaciones, sino mas bien el hecho de que por miedo nos hayamos desconectado de ellos.

No era el niño que fui el culpable de lo que hicieron mis padres conmigo, y si mis padres fueron culpables de no ver al niño que yo era, también lo fueron de entregarme la vida y de ofrecerme todo lo que ellos son. Ahora, sin embargo, yo soy responsable de ver mi dolor, mi miedo y mi negación de ellos. Ver que mis padres actuaron desde su propio dolor y miedo me permite buscar una mayor coherencia con lo que siento, sin pretender ninguna lealtad a su sufrimiento. Ahora puedo comprender que cuando yo no me siento merecedor del amor, estoy enfadado con mis padres. Y si estoy enfadado con ellos, estoy enfadado con la vida, puesto que de ellos la he tomado, y a través de ellos ha llegado a mi. Crecer significa dejar de culpar a los padres.

Mientras haya un reproche a nuestros padres y aún esperemos algo de ellos no podremos tomar lo próximo, y lo que sí han dado.

Porque si tomáramos a nuestros padres tal como son,  sentiríamos que es tanto lo recibido, que no quedaría lugar para un reproche. Nuestras expectativas ante los padres impiden la acción y también la sanación de las heridas vividas con ellos. Miramos a los padres en lugar de mirar la vida. De ese modo nos volvemos incapaces de actuar, de abrirnos a nuestra pareja, y de estar disponibles para nuestros hijos.

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *