+ 34 665 822 542
jonas@pedagogiafamiliar.com

Pseudociencias

Yo también construí mi hogar en nido extraño y también obedezco a la persistencia de la vida. Mi vida me quiere escritor y entonces escribo. No es una elección: es una íntima orden de batalla.

Pseudociencias

Lo que llamamos pseudociencia, es las madre de todas las ciencias. La alquimia de los sabios, la astrología de los hombres y mujeres que observaban el cielo estrellado en la noche de los tiempos, la aplicación de los remedios caseros y las plantas medicinales de las abuelas. Y fue la necesidad de las pseudociencias, por aplicar su conocimiento de un modo más genérico, lo que dio a lugar a métodos científicos más rigurosos y comprobables por el sistema hipotético – deductivo. La ciencia positivista es el hijo de esta Abuela Sabia, que observaba con detenimiento los males y el padecimiento humano, y encontraba en la naturaleza y en el Conocimiento Inspirado (divino) respuestas y soluciones a la salud y la enfermedad.

Eliminar estas ciencias no constatables por el método científico imperante, es como insultar el modo en que se ganaron la vida nuestros padres, y decir que, el modo que lograron hacer crecer nuestra familia, es detestable y nos ha perjudicado. Todo lo que hemos logrado hasta ahora es gracias a ellos.

Entiendo que como hij@s herederos, debemos actualizar los medios para asegurar que esta herencia no nos deje anclados en el pasado: debemos dirigir todos los recursos hacia el futuro, con un enfoque riguroso y que implique mayor eficiencia instrumental, médica, científica. Pero esto no se logra negando de donde venimos, de las fuentes de las que aún bebemos: muchos de los descubrimientos más grandes de la historia han sido revelados por sueños, empelidos por la intuición de mujeres y hombres, que siguieron comprensiones que no podían corroborar de antemano, de ningún modo.

El paradigma científico moderno está condicionado por el patriarcado, que de modo negador y paternalista quiere protegernos de las terapias y el conocimiento que considera deleznable, porque tiene miedo de ampliarse, convivir con otros paradigmas científicos. Otras visiones de la existencia, la salud, las relaciones, que no son resultado del patrón causa-efecto. Sabemos que otros paradigmas que han dado resultado a otros modelos, como la física cuántica, la Teoria de Sistemas, la Teoria de Comunicación Humana, la Psicología Sistémica, no tienen un marco científico causa-efecto, porque son relacionales, es decir circulares: no se pueden explicar desde una forma de pensamiento lineal
Es normal que tengamos miedo de lo que no podemos explicar. Y es cierto que es necesario llamar a cierto orden para un mayor rigor y coherencia. Sin embargo, el engaño de la pseudociencia es el mismo engaño de la ciencia moderna con sus criterios de verdad: detrás hay un ser humano que puede no ser honesto. Que no esté realmente al servicio de la salud, que no mire la humanidad del paciente. Que tenga tanto miedo de la verdad como de la enfermedad.
Jonàs Gnana

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *