Formaser, Barcelona
jonas@pedagogiafamiliar.com

Mes: septiembre 2013

Yo también construí mi hogar en nido extraño y también obedezco a la persistencia de la vida. Mi vida me quiere escritor y entonces escribo. No es una elección: es una íntima orden de batalla.

Deja que todo acabe

Dejo que todo acabe, que se rompa mi corazón con cada final. No lo defiendo hecho trizas, permito que el caballo de la marea lo aplaste con sus pezuñas al galope de viento contra cada roca feraz. Muere hoy mi pecho de pecera rota que rompe aguas. Muero. Morir, muero sin destruir nada, sólo llevándome al final que…
Leer más

Limpio

Al curar algo dañado, se reparan, mejoran y armonizan otras zonas de uno mismo y de la relación. Como cuando se lava y se quita una mancha, toda la prenda se ve más limpia.      

La mujer perfecta

La mujer perfecta es la mujer que se ama.

Bien por mal.

El Sabio no sólo quiere el bien. Quiere sólo el bien quien es débil y no puede asumir el precio de vivir. Quien quiere sólo el bien cree que sabe lo que más conviene.

Un hombre y Una mujer.

Acuerdate de esto cuando odies o rechaces a un hombre o a una mujer: Todos los hombres no son iguales. Somos el mismo. Todas las mujeres no son iguales. Son la misma. Odiar a uno es odiarlos a todos en tu corazon. Estar en paz con uno completamente es abrazarlos a todos.

Intensidad o profundidad.

Quizá con quien amas intensamente no seas feliz. Quizá con quien eres feliz no lo ames tan intensamente.

Para buscar la luz hay que taparse los ojos.

La paradoja espiritual es que cuanto mas oscura la noche mas se crece en el alma. El cenit nocturno es completamente luminario. Quien busca la Luz huye de sí mismo.      

Enamorarse

Enamorarse no se puede evitar. Amar sí. Porque uno es inconsciente, y lo otro necesita de toda tu conciencia.

Sintonías

Cuando nos reunimos con alguien en cierta sintonia, uno puede pensar lo que no podria pensar solo.

Libertad y Sabiduría

Una mujer que busca antes la libertad que el amor se hace demasiado masculina. No puede darle el lugar que le corresponde al hombre. La Sabiduria femenina se encuentra en el Camino del Corazón, así como la masculina en el del Conocimiento silencioso de la Libertad.