+ 34 665 822 542
jonas@pedagogiafamiliar.com

Un hombre que se conoce

Yo también construí mi hogar en nido extraño y también obedezco a la persistencia de la vida. Mi vida me quiere escritor y entonces escribo. No es una elección: es una íntima orden de batalla.

Un hombre que se conoce

Al abrir mi vulnerabilidad ante una mujer puedo conocer mi verdadera fortaleza. Y después usarla para sostenerme, sin pretender de ella otra madre.

Cuando no tengo miedo de conocerme, puedo exponerme. Me muestro, sin ocultar intenciones, sin pretender tener recursos o capacidades que aún me son inaccesibles. No necesito juegos de poder y dominación sobre ninguna mujer. Soy un hombre porque ella es una mujer. Quiero conquistar lo femenino porque lo reconozco dentro de mi. Puedo exponerme ante una mujer, llorar frente a ella abriendo mi dolor sin cerrar los ojos, si es necesario. Y puedo regresar entre los hombres y ser confiable ante ellos, porque tomo la voluntad de lo masculino para dirigirme hacia mi propia libertad, sin negar la necesidad del amor, la fusión con el Misterio de lo Femenino.

Como hombre siento el contacto con mi vulnerabilidad, y siento la confianza en el encuentro real e íntimo con la mujer. Un hombre que no tiene miedo de exponerse, puede conocerse. E invitar a otros hombres a hacerlo.

1483295_743945502304775_4251049937538613743_n

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *