+ 34 665 822 542
jonas@pedagogiafamiliar.com

El vacío de una amante

Yo también construí mi hogar en nido extraño y también obedezco a la persistencia de la vida. Mi vida me quiere escritor y entonces escribo. No es una elección: es una íntima orden de batalla.

El vacío de una amante

La necesidad de las manos de ella por acariciarle

colmaban, por un momento, la necesidad del cuerpo de él por abrazarla.

Pero más tarde, la necesidad fue más grande, porque el vacío póstumo del abrazo se hizo más grande.

Las manos arrancaron sólo las raíces superfluas.

1238012_629471293752197_1179957172_n

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *